Constelaciones Familiares, como tu familia influye en ti

 

¿Cómo se puede explicar la experiencia de ser padre, perder a un ser querido o padecer una enfermedad muy incapacitante a una persona que no ha pasado por eso? Esto mismo ocurre a la hora de explicar un taller de constelaciones familiares. Traducir experiencias emocionales intensas en palabras siempre es reduccionista.

Las constelaciones familiares, es una herramienta que se incluye dentro de la Terapia Familiar Sistémica,  que plantea  la existencia de una TRANSMISIÓN INCONSCIENTE de conflictos, preocupaciones y comportamientos a través de las generaciones familiares (abuelos, padres o hermanos), que determinarán nuestros problemas psicológicos actuales (depresión, ataque de ansiedadadicciones, problemas de relación o cualquier factor generador de estrés).

Para Bert Hellinger, la persona que sistematizó esta herramienta,  los integrantes de una familia están unidos por estrechos lazos  inconscientes, donde a consecuencia de una errónea concepción de la lealtad hacia la familia, se está dispuesto a renunciar a la autonomía y el desarrollo personal por una idea distorsionada de lo que es bueno para la familia.

Las constelaciones familiares es un método grupal donde los participantes son capaces de observar patrones y estructuras problemáticas inconscientes  en las relaciones entre los miembros de un sistema.

Una constelación familiar escenifica determinados conflictos (familiar, laboral, de pareja) haciendo posible una solución más sana y adaptativa para la persona, al facilitar que los procesos inconscientes se vuelvan conscientes.

Las Constelaciones familiares favorecen la solución de  síntomas psicológico (ansiedad, depresión, adicciones, trastornos de la conducta alimentaria, etc.), síntoma físico (asma, dolores, colón irritable, obesidad, etc.), o dificultades de relación (problemas de pareja, dificultades con familiares, problemas en el trabajo, etc.).

 

¿Que es un taller de constelaciones familiares?

Un taller de constelaciones está formado por un grupo que oscila entre las 10 y las 20 personas. Generalmente las personas no se conocen entre si.

El terapeuta realiza una breve entrevista (2-3 minutos), donde se hace hincapié en:

  • Los problemas o dificultades psicológicos que presenta la persona
  • El propósito que quiere conseguir  con la constelación
  • Preguntas relacionadas con la familia de origen, donde el terapeuta busca clarificar al máximo el problema de la persona.

Seguidamente el terapeuta pide al interesado que seleccione entre los participantes a las personas que representaran los elementos más importantes del problema planteado – Se conocen como representantes-  ubicándolos en la sala.

Una vez los representantes han asumido su lugar en el espacio, se les pide que tomen una actitud relajada – por ejemplo centrándose en la respiración –  y, en silencio se dejan guiar por su propia intuición moviéndose lentamente por la sala buscando el lugar donde se encuentran más cómodos.

De este modo se obtiene una representación que refleja lo que le está sucediendo a la persona, permitiendo que la imagen interna inconsciente sea representada en el exterior y posibilitando ver las dinámicas y lealtades familiares ocultas.

El terapeuta interviene muy poco, tan solo acompaña a la persona a buscar una  comprensión más global de su dificultad y ,si procede y sin forzar, proporcionar una imagen reparadora.