Las adicciones a vídeo juegos, móvil e internet: ¿Realidad o exageración?

 

Que las tecnologías de la información y comunicación (internet, vídeo juegos y móviles), a partir de ahora se utilizará la nomenclatura de TICS, están absolutamente integradas dentro de nuestro día a día cotidiano es algo obvio en nuestra sociedad actual.

Aunque la T.V sigue siendo el medio preferido de ocio tanto de adultos como adolescentes; la distancia entre ésta y las TICs  cada vez es menor.

Pero, ¿hay realmente motivos para pensar que pueden existir adiciones a internet, móvil o vídeo juegos en los adolescentes?

 

Preocupaciones más comunes en relación al uso de internet, vídeo juegos o móvil

Por encima de psicólogo soy padre y coincido con las preocupaciones de los padres que acuden a mi consulta en relación al uso de las TICs en sus hijos:

  1. Buscar contenidos inadecuados en internet para responder a los conflictos propios de la adolescencia: el despertar de la sexualidad, importancia de pertenecer a un grupo y encontrar un propósito a la vida.

 

  1. Contactar con adultos que podrían manipular a un menor para explotarlos económica o sexualmente.

 

  1. Abandonar sus responsabilidades (estudio o tareas domésticas)  por un uso continuado de las TICs.

 

  1. Dejar de lado otras maneras de gestionar el ocio como: actividades deportivas, contacto con la naturaleza, interés en relación al arte (literatura, música, cine o museos) o compartir actividades con un grupo de iguales.

 

¿Podemos hablar de adicción a internet, vídeojuegos o móvil?

A pesar de la alarma que se está creando en relación a las adicciones a las TICs, todavía no existen demasiadas investigaciones al respecto y  en las  que se han publicado , como suele ocurrir con las investigaciones relacionadas con la salud mental, no existe unanimidad en relación a si existe o no una adicción a las TICs.

Según un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Barcelona en el 2012 entre internet, videojuegos y móvil, la TIC que más problemas puede generar en un adolescente es internet.

Internet (ya sea en el ordenador o en un móvil) proporciona entretenimiento, información y comunicación. El hecho de que en la red una pueda ser cualquier persona, de cualquier género, edad o condición, lo convierte en un medio todavía más excitante.

Es precisamente en esta posibilidad que proporciona internet de alterar la identidad donde más riesgos se han encontrado en relación al uso de las TICs:

  • El anonimato proporciona la posibilidad de acceder a contenidos que de otra manera no podrían acceder por no tener la edad correspondiente.

 

  •  Permite hacer cosas que si uno no se escudase detrás de una pantalla no haría en la vida real, como participar en foros que fomentan la violencia hacia los demás o hacia uno mismo.

 

  • Ser como las personas que envidia o admira en la vida real, obteniendo un “reconocimiento virtual” (económico o social)

 

Yo no estoy conforme con el término “adicción a internet, vídeojuegos o móvil”

Distingo entre un uso convencional de las TICs donde éstas no interfieren en ningún área de la vida del adolescente (relacional, estudios y existencia de otros intereses).

Un uso en forma de atracón donde durante una época con un principio y un fin limitados, el menor abandona temporalmente alguna de las áreas comentadas.

Finalmente el más infrecuente, el uso problemático donde internet o los vídeo juegos son la única fuente de placer,  todas las áreas se han abandonado y, además, cuando no está frente a alguna “pantalla” puede mostrarse irritable.

El criterio esencial más que el tiempo que está conectado a alguna pantalla es lo que interfiere en otras actividades y, sobre todo, la posibilidad de que se esté dando el fenómeno de la “alteración de la identidad”

 

 

Riesgos de utilizar el diagnóstico de “adicción a internet, vídeojuegos o móvil”

Estamos en un momento donde parece haber una palabra para cualquier comportamiento del ser humano que se sale de los estándares de normalidad. Ya no sólo se utiliza el concepto de “adicción a las TICS” además se utilizan palabras como “cyberbulling”, “grooming” o “sexting” para referirse a usos “nocivos de las TICS”.

Los riesgos que esto tiene para los adolescentes son:

  1. El menor pierde su condición de persona para convertirse en un adicto: Esto es, miembro de de un grupo problemático para la sociedad caracterizado por la mentira, la manipulación, la poca fuerza de voluntad  y el egoísmo.

 

  1. Según los diagnósticos cada ser humano tiene una parte sana y otra patológica. El objetivo es radicar la parte patológica (adicción). Como decía el inventor Nikola Tesla, “Nuestras virtudes y defectos son inseparables, como la fuerza y la materia. Cuando se separan el hombre deja de existir”

 

 

  1. El problema no está en el tiempo que dedican los padres a supervisar lo que hacen sus hijos en el tiempo libre, ni en cómo se siente el hijo frente a unos padres que pasan la mayor parte del tiempo trabajando o fuera de casa. Ponerle una etiqueta a un menor favorece descargar la responsabilidad fuera de uno mismo buscando la ayuda en agentes externos. “Mi hijo tiene una enfermedad y tengo que buscar alguien que lo cure”

 

  1. Es en este punto donde aparecen las empresas farmacéuticas ávidas de enfermedades pues cuanta más enfermedad exista, más fármacos serán necesarias para curarlas. Los psicólogos también estamos interesados en que se considere la “adicción a las TICS” un problema de salud mental, pues ¿Quién mejor para solucionar un problema de salud mental que un psicólogo?  

 

  1. Los medios de comunicación, en la búsqueda de despertar el interés del sujeto de a pie,  generan alarmas sociales que corren como la pólvora (¡cómo no¡ basadas en advertencias de profesionales de la salud mental) que provocan una presión social que magnifica los problemas.

 

El adolescente de cualquier época para su desarrollo y posterior tránsito a la vida adulta necesita:

  • Desarrollar vínculos sociales y sentir que pertenecen a un grupo de iguales
  • Experimentar cosas nuevas continuamente
  • Por encima de responsabilidades y obligaciones, buscar el placer.

Los adolescentes actuales para conseguir esto tienen las TICs, igual que en mi época teníamos  otras cosas. Hay que tener muy presente la creencia errónea  de los adultos a creer que la época actual es peor que su juventud para no caer en estereotipos ni prejuicios.

Existen usos problemáticos de internet, vídeojuegos y móvil.

 Como padres la pregunta que tendríamos que hacernos al respecto sería: ¿Qué lleva a mi hijo/a a tener un uso problemático con las TICS? 

Hablamos de adolescentes que tienen dificultades para relacionarse con sus iguales, con problemas para gestionar sus emociones y problemas de identidad, derivadas de unas relaciones familiares complicadas.

Las TICS ayudan a evadirse de  situaciónes que produce mucho dolor y sufrimiento. Desde esta perspectiva para el menor las TICs son una “solución” frente a estos problemas.

Existen maneras de prevenir el uso problemático pero ten en cuenta los riesgos de tratarlo como si de una adicción se tratara.

Si te ha gustado mi post, déjame un comentario y compártelo con tus amigos en redes sociales. Si quieres recibir las próximas actualizaciones de mi blog, suscríbete en mi lista de correos.

 

 

About the author

Oscar Guinea (http://oscarguinea.com/) - Psicólogo especializado en adicciones, experto en terapia familiar y Constelaciones familiares. Desarrollo mi trabajo en mi consulta en Alicante conjunto con las tareas fascinantes de ser padre y blogger.

Similar Posts

Leave a reply

Acepto la Política de Privacidad *

required*

Condición legal formulario