A.P Alicante

Mis problemas con la ansiedad comenzaron en la adolescencia, y han continuado hasta la actualidad (tengo 38 años). Aunque los síntomas no me han molestado continuamente durante este tiempo, si que he tenido varios periodos de años, en los que los síntomas me resultaban muy incómodos.

En alguna ocasión había estado en tratamiento psicológico, pero me duró poco tiempo debido a la falta de confianza por mi parte hacia la terapeuta. Por este motivo, la posibilidad de empezar el tratamiento con Óscar, me resultaba difícil, aunque tenía muchas ganas de intentarlo.

Desde el primer momento conecté con él, cosa que me ayudó a abrirme y explicarle cosas que no se las contaba a nadie más.

En cuanto a mi problema, tardé en empezar a entender las cosas que hablábamos en terapia, pero con el transcurso del tiempo empecé a captar las ideas y los enfoques que me proponía el terapeuta. Siempre pensaba que la solución a mis problemas debía pasar por cambiar mi forma de actuar, cosa que me parecía difícil. Sin embargo, Óscar me enseñó a que no era necesario hacerlo, si no que lo más importante era darme cuenta del origen de mis problemas y observarme cuando estaba en alguna de las situaciones críticas. Me ayudó mucho el trabajo en grupo que me propuso Óscar en el que trabajábamos aspectos de expresión corporal y cuestiones relacionadas con las emociones y los analizábamos conjuntamente.

Desde luego, no puedo decir que halla llegado al final del camino de mi recuperación, pero si que puedo decir que la terapia  me ha ayudado a abrir “puertas” que tenía cerradas y a descubrir el camino que debo seguir para solucionar mis problemas, que por cierto no es un camino de rosas

About the author

Ivan Guinea -

Comments are closed.