¿Cómo actuar ante la tristeza?

Gotas de agua asemejan la tristeza

La tristeza no es lo mismo que la depresión.

La depresión es un cuadro clínico con una serie de síntomas característicos, entre los que destacan:

  • Pérdida o ausencia de interés por actividades anteriormente placenteras.
  • Sensación de agotamiento permanente o sueño poco reparador.
  • Estado de tristeza, que puede estar acompañado por llanto descontrolado.

La tristeza, en cambio, es un estado emocional que, como cualquiera de las emociones básicas (miedo, rabia, tristeza, amor y alegría), tiene una función determinada.

La tristeza es una emoción que erróneamente es considerada como negativa y mal vista en nuestra sociedad.

¿Por qué existen estos prejuicios ante la tristeza?

En mi opinión se debe a:

  • La educación que hemos recibido, donde frecuentemente la tristeza era una emoción considerada como un signo de debilidad. En muchos aspectos nos han enseñado a reprimir la tristeza.
  • Existe la falsa creencia de que cuando sientas tristeza, el oyente o interlocutor tiene que reaccionar de alguna manera ante esa persona (ej. Consolando) lo que provoca situaciones incómodas.
  • Vivimos en una sociedad donde se pone el énfasis en demostrar lo que tengo o lo que soy ante los demás. Los medios de comunicación nos dicen lo que tenemos que tener o hacer para conseguir un ideal de belleza, de éxito y de poder. Vivimos en una eterna competición donde luchamos por ser más que el otro. Esto nos deja en una situación de estar en función de los demás, que no favorece el contacto con nosotros mismos y nuestras necesidades.

¿En qué puede favorecernos los estados de tristeza?

Satisface nuestras necesidades fisiológicas

La tristeza nos pone en contacto con la falta o la carencia de algo. El ser humano pasa de un estado de tener todas las necesidades cubiertas cuando está en el vientre de la madre, a empezar a experimentar necesidades cuando nacemos, esto es pedir lo que no podemos satisfacer por nosotros mismos.

Por ejemplo, cuando un bebé tiene la sensación de hambre o calor (necesidad) y mediante el llanto reclama que se le alimente o se le quite ropa (bienestar).

O ya en etapas adultas cuando no dormimos las horas que necesitamos, nuestra alimentación no es la adecuada o no mantenemos la temperatura corporal regulada, el organismo para gastar el mínimo de energía reduce la actividad normal puede aparecer la tristeza como una alarma de que algo no está funcionando adecuadamente.

Satisface nuestras necesidades de seguridad y afiliación

Las personas necesitamos el contacto de otras personas. El sentirnos reconocidos por otras persona o grupo de personas es una necesidad fundamental del ser humano, ya sea compartiendo desde la amistad o sintiendo que pertenecemos a un grupo.

Por ejemplo el hecho de estar triste por un suceso desagradable puede hacer que busquemos el contacto con nuestros seres queridos para sentirnos arropados. Buscamos el contacto de la otra persona para asimilar dicha experiencia. Expresarle al otro mi vulnerabilidad nos nutre. A la vez que se facilita que cuando es la otra persona la que se siente vulnerable, nosotros la comprendamos.

Dar es recibir, de hecho, cuando damos con el corazón, en ese mismo momento, ya estamos recibiendo”. De Felix Torán

Esto es lo que se conoce como empatía.

Nos ayuda a respetar nuestros límites

Reconocer nuestros límites, aceptar que no somos superhombres, y que tenemos nuestras propias necesidades, además de nuestras responsabilidades laborales o familiares, nos conecta con el dolor de “lo que deseamos y no puede ser”.

Si no aceptamos esta realidad entramos en frustración y pelea (“Tengo que hacer…” o “Tengo que ser…”), en cambio si nos rendimos ante esta evidencia de vulnerabilidad encontramos descanso y paz.

Mantenernos conectados con las personas que se han ido

Perder a seres queridos (ya sea por fallecimiento, por alejamiento físico o por ruptura), forma parte de la experiencia de vivir.

Cuando sientas tristeza y dolor es porque contactamos con todo lo que nos ha aportado esa persona, conectamos con lo que nos ha enriquecido y marcado más. Ser conscientes que ya no vamos a recibir nada más de esta persona nos provoca estos estados de tristeza o nostalgia.

Cuando alguien que nos importa se va, una parte de él se queda en nuestro corazón. Tenerla presente y añorarla es una manera de agradecerle todo lo que nos ha aportado.

Fomenta nuestro afán de superación

Abraham Maslow, un conocido psicólogo norteamericano, planteaba una jerarquía de necesidades básicas que las dispone en forma de pirámide. La necesidad, que estaría en lo más alto de dicha pirámide, es la autorrealización:

Es a través de su satisfacción que se encuentra una justificación o un sentido válido a la vida mediante el desarrollo potencial de una actividad

El desarrollar estas actividades (consiguiendo un reto laboral o un desafío deportivo), que requieren de motivación y afán de superación, nace de la vivencia de no sentirnos completos.

Sólo cuando nos damos cuenta de que nos falta algo ponemos en marcha todos los mecanismos de los que disponemos para conseguirlo. Gracias a esto, vamos superando los diferentes obstáculos que nos van apareciendo a lo largo de la vida y que nos permiten evolucionar continuamente.

Dificultades con la tristeza

Por lo comentado el estar triste puede tener efectos positivos. Cuando la tristeza se reprime se favorece la aparición de comportamientos nocivos:

  • Descuidar las necesidades de nuestro organismo dañándolo mediante una alimentación inadecuada, adicciones o problemas de salud
  • Comportamientos de humillación y desprecio hacia los demás
  • Envidia
  • Sobrevaloración de nuestras capacidades
  • Dependencia emocional
  • Duelos no elaborados
  • Frustración
  • Insatisfacción y desear siempre más de lo que tenemos
  • Depresión
  • Ansiedad

Hay aspectos positivos y negativos relacionados con la tristeza.

Muchas personas tienen dificultades para conectar con la emoción de rabia y expresarla. Si en tu vida están muy presentes algunas de las dificultades citadas aquí arriba, puede estar relacionado con estados de tristeza.

¿Cómo expresar adecuadamente los estados de tristeza en 4 pasos?

  1. Nunca intentes reprimir la tristeza. En situaciones en la que te encuentres sumergido en un estado de tristeza, no intentes disimularla. Evita el aislamiento y acércate a aquellas personas de más confianza y habla de lo que te provoca este estado. Sólo por el hecho de hablarlo y ser escuchado verás cómo te sientes mejor.
  2. Cuando sientas tristeza, respira profunda y ampliamente. La expiración (expulsar el aire) debe de llevar el doble de tiempo que la inspiración. Este tipo de respiración facilita el contactar con la tristeza y no evadirnos de ella.
  3. Evita “anestesiarla” con ansiolíticos, alcohol, cocaína u otras drogas así como con comportamientos compulsivos como el sexo compulsivo, atracones de comida o maratones de televisión.
  4. Si te encuentras con una persona triste adopta una posición de acompañamiento SIN HACER O DECIR NADA, dejando a la persona que está expresando la tristeza que pida lo que necesita (como simplemente abrazándola). Sobre todo evita formalismos del tipo “Te acompaño en el sentimiento”, “Así es la vida” o “No pasa nada” pues esto dificulta el contacto con la tristeza.

Si a pesar de estas recomendaciones persisten las dificultades la opción más recomendable sería ponerse en contacto con algún psicólogo o terapeuta.

Si quieres comentar algo sobre la tristeza o tienes alguna recomendación más sobre como favorecer su expresión no dudes en hacérmelo saber.

Si te ha gustado mi artículo, déjame un comentario y compártelo con tus amigos en redes sociales. Si quieres recibir las próximas actualizaciones de mi blog, suscríbete en mi lista de correos (una pista: a la derecha de este articulo tienes el formulario).

About the author

Oscar Guinea (http://oscarguinea.com/) - Psicólogo especializado en adicciones, experto en terapia familiar y Constelaciones familiares. Desarrollo mi trabajo en mi consulta en Alicante conjunto con las tareas fascinantes de ser padre y blogger.

Similar Posts

6 comments

Por fin he podido leer tu artículo. Me ha encantado!!! Gracias por enseñarme que estar triste es una emoción más…a mi me han servido mucho tus consejos con respecto a este sentimiento que tanto estigma tiene a nivel social.

Hola Sonia. Más vale tarde que nunca. Me alegro que te resulte útil. Besos

Genial artículo.
Óscar, me encanta leerte. Espero que tu experiencia ayude a la gente de la misma forma que me ayuda a mi. Siempre hay algo en lo que me siento identificado.

Rafa

Te agradezco el comentario Rafa.

Me ha gustado mucho, y estoy tan de acuerdo!! Si no fueramos amigos, serias mi terapeuta, jajaja.
Gracias por compartir con los demás tu sabiduria.
Un abrazo!!

Me alegro que te haya gustado Blanca!! Gracias por tus lisonjas!!

Leave a reply

Acepto la Política de Privacidad *

required*

Condición legal formulario