Philip K. Dick: Un ejemplo de como la genialidad y la locura van de la mano

Mi experiencia con la ciencia-ficción

Los clásicos de la literaturas plantean respuestas en relación a las grandes preguntas del ser humanos. La grandeza de los clásicos es el lector tiene que hacer un ejercicio de reflexión para desentrañar el sentido de éstas.

Las obras de ciencia-ficción tienen el mismo propósito que los clásicos, con la diferencia de que los contenidos de estas obras suelen ofrecerse al lector prácticamente “masticados y digeridos” por el punto de vista del autor.

Salvo excepciones, las obras de ciencia-ficción son mucho más fáciles de asimilar que los clásicos, y consecuentemente sus estilos son menos elaborados y cuidados.  Eso no impide que sea  un género literario con el que disfruto mucho.

 

Mi experiencia con Philip K. Dick

Como amante de la ciencia-ficción, conozco la obra de Philip K. Dick ya que probablemente sea de los 5 escritores del género más importante de los últimos 70 años. Todos los libros que he leído de él me dejaban una mezcla de sensaciones que estaban entre el desconcierto, la frialdad y la curiosidad.

Desconcierto porque suelen ser libros cortos donde se tocan temas de corte existencial que giran alrededor de la identidad, la realidad, la alienación social y la manipulación a la que estamos sometidos por los medios de comunicación y los gobiernos y la religión. Temas complejos que requieren una profundidad que Dick no suele dar a sus obras, que dejan en mí la sensación de intentar abarcar demasiado en pocas páginas.

Frialdad porque el estilo de Dick es bastante pobre. Dick era un escritor prolífico, capaz de escribir una novela en dos semanas. Los personajes apenas tienen profundidad, lo importante para este escritor son las ideas y la manera en la que están envueltas las mismas (escenarios futuristas). Personalmente, en general prefiero las películas a sus novelas, pues éstas parten de sus planteamientos desarrollando más a los personajes.

Curiosidad porque la originalidad de Dick es única dentro del género. Su mezcla de Kafka y humor negro, pasada por la estética de experimentación que se daba en la costa californiana entre los años 50 y 70 ofrece unos planteamientos muy impactantes. Si influencia tanto en la literatura como el cine es innegable, películas como “El show de Truman” o “Matrix” sin ser adaptaciones de sus libros beben directamente de ideas de sus novelas.

 

Una visión de la personalidad de Philip K. Dick

“Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos” me ha descubierto al escritor que hay tras las novelas y me ayuda mucho a comprender su obra. Carrere se acerca al escritor americano, sin buscar el tono aséptico y neutro que a veces tienen las biografías. Carrere es periodista, utiliza un estilo desenfadado, en ocasiones sensacionalista, lejos del ensayo académico.

Carrere, profundo conocedor de la obra de Dick, trata de desmontar la personalidad de Dick para ofrecer los paralelismos que hay entre los episodios más relevantes de su vida y sus obras.

 

Datos familiares

Philip tenía una hermana melliza (Jane), que murió a las tres semanas de nacer. Para Carrere esta situación traumática determina la vida y obra de Dick.  Sus padres se separan cuando él tenía cinco años. El padre, combatiente en la primera guerra mundial; la madre  acaparadora, amante de la literatura y adicta a los barbitúricos. Desde temprana edad Dick muestra “apatía escolar, introversión y ataques de ansiedad”, a los 14 años acude al primer psiquiatra. Empezando así una relación caso ininterrumpida hasta la muerte con psiquiatras y psicólogos, llegando a estar ingresado en varias ocasiones en instituciones psiquiátricas por episodios psicóticos e intentos de suicidio.

 

Rasgos de la personalidad

Según Carrere, Dick tenía un carácter cuyos rasgos más acentuados eran:

 

  •  Intereses restringidos

Dick era introvertido, y con pobres habilidades sociales. Solía ser el “rarito” entre los círculos donde se movía y se relacionaba con la gente acentuando sus excentricidades.

Dick era un apasionado de la música, especialmente de la clásica. Aunque con los años fue ampliando sus gustos hacía el pop o el rock. Tenía una amplia discoteca y era capaz de distinguir entre diferentes intérpretes que tocaban una misma pieza clásica.

Aunque nunca realizo estudios universitarios, gracias a su madre desde la infancia es muy aficionado a la literatura. En la última etapa de su vida, cuando se vuelve católico, dedica mucho tiempo a leer la biblia y obras de teología.

 

  • Miedo a la soledad

Tuvo numerosas parejas en las que buscaba apoyo y sentirse cuidado, con algunas se casó y tuvo hijos, con otras convivió. Alterna entre mujeres dominantes y controladoras con mujeres jóvenes y complacientes. Tendía a crear relaciones de dependencia, con las  se mantenía dócil y  sumiso siempre que éstas cubrieran sus necesidades; cuando no era así reaccionaba con  “una hostilidad encubierta”.  

 

  • Complejos

Aunque siempre le gustó la ciencia-ficción, la consideró un género menor y durante una parte importante de su etapa como escritor intentó escribir “novelas serias” para conseguir un estatus como novelista. Sus intentos siempre fracasaron, y para él fue muy doloroso asumir que éstas no eran exitosas, y centrarse exclusivamente en la ciencia ficción.

 

  • Delirio

Un día tiene una percepción delirante : entra al baño de su casa, trata de pulsar el interruptor de la luz y éste no está donde siempre está. Esta sensación le dura unos segundos, aunque le genera unos niveles muy altos de ansiedad.

Ese es el punto de partida a partir del cual elabora una interpretación delirante: Nuestra realidad no es la única realidad, existen otras “vidas presentes distintas”.

 A partir de ese momento comienza a elaborar teorías de porque esto es así, llegando a la conclusión de que hay algo que está jugando con nosotros. Y eso que hay detrás no quiere que esto se descubra. Además en alguna de esas realidades su hermana Jane es la que vive y Philip es el que muere.

En momentos de su vida considerará que  esa entidad es el gobierno y que al sospechar éste que Dick sabe la verdad intentará tenerlo bajo control. En otros buscará esa entidad en el catolicismo.

Toda la obra de Dick se centra en comprender la “realidad absoluta”

La diferencia de Dick con otros escritores del género es que utilizaba sus obras para buscar esta realidad y, utiliza los argumentos fantásticos como una manera de contar las cosas de forma encubierta para que sus lectores se dieran cuenta de lo que está ocurriendo realmente.

 

  • Consumo de drogas

Dick, parece ser que desde los años 50 abusa de los barbitúricos y de las anfetaminas,  disminuir los niveles de ansiedad que le provocaban su pensamiento delirante y escribir respectivamente. La cuestión es que este consumo abusivo a la larga intensificaba más sus ideas delirantes, lo que le acaba llevando a intentos de suicidio e ingresos en instituciones psiquiátricas.

Dick vivió en la época de experimentación con drogas alucinógenas. Un amplio sector de intelectuales y artistas dela época hacían apología de las bondades del LSD.

Alguna vez consumió alucinógenos, cuyas experiencias fueron altamente angustiosas.

 

¿Diagnóstico?

Es tentador coger cualquier clasificación de trastornos mentales y ponerle un diagnóstico al escritor americano. Algunas opciones al respecto:

  • Trastorno delirante crónico, poniendo el énfasis en sus teorías que le provocaban sufrimiento.
  • Trastornos del espectro autista (Síndrome de Asperger), haciendo hincapié en las dificultades de relación y a lo excéntrico de su comportamiento.
  • Patología dual, en relación a como el consumo de drogas exacerba sus ideas delirantes o su comportamiento excéntrico; la angustia provocada por  estos síntomas  busca en las drogas una manera de evasión.
  • Duelo no elaborado, la muerte de su hermana como algo que condiciona toda su vida.

 

Realmente considero que nadie se merece estas etiquetas, y menos sin tener información suficiente para contrastarlas.

Prefiero ver a Dick como un buen ejemplo de como la parte disfuncional de las personas y la genialidad van de la mano.

Si te ha gustado mi post, déjame un comentario y compártelo con tus amigos en redes sociales. Si quieres recibir las próximas actualizaciones de mi blog, suscríbete en mi lista de correos.

About the author

Oscar Guinea (http://oscarguinea.com/) - Psicólogo especializado en adicciones, experto en terapia familiar y Constelaciones familiares. Desarrollo mi trabajo en mi consulta en Alicante conjunto con las tareas fascinantes de ser padre y blogger.

Similar Posts

Leave a reply

Acepto la Política de Privacidad *

required*

Condición legal formulario