Scroll

¿Cómo funciona la psicoterapia?

Introducción

A lo largo de mi experiencia en la psicoterapia, hay varias frases que me han dicho los pacientes que se repiten con bastante frecuencia:

  • “Yo también se escuchar bien, con lo que podría ser un buen psicólogo”
  • “(un cura/un médico/un profesor) Mi labor es igual que la de un psicólogo”
  • Los psicólogos te dicen lo que quieres escuchar para que vuelvas más veces”

Esto me ha llevado a reflexionar sobre la poca información real que tiene la gente sobre la forma de trabajar de un psicólogo.

Por eso en esta entrada voy a tratar de explicar cómo funciona un psicólogo y la psicoterapia.

Primero hablaré sobre el proceso por el que pasa un psicólogo hasta estar preparado para ejercer la profesión con honestidad y responsabilidad.

Formación en la psicoterapia

Voy a referiros mi experiencia, que después de contrastarla con otros psicólogos con los que he trabajado o he compartido formaciones, es bastante representativa de cómo se forma un psicólogo en España, al menos en el ámbito de la psicoterapia clínica privada.

LICENCIATURA

El 90% de los conocimientos  que me daban durante los años de la licenciatura apenas me proporcionaron utilidad para desempeñar mi trabajo en la psicología clínica. Eran teorías y más teorías (muchas de ellas desfasadas) que dependiendo del profesor podían ser más o menos interesantes. Recuerdo apenas  tres asignaturas centradas en la psicoterapia, que al ser asignaturas optativas se le dedicaban menos horas que a otras asignaturas y apenas se podía profundizar en ellas.

FORMACIONES POST LICENCIATURA

Al acabar la carrera, se nos ofrecen una serie de salidas profesionales: psicología clínica, psicología educativa, recursos humanos, psicología jurídica o psicología deportiva. Yo desde el principio tenía claro que quería dedicarme a la psicología clínica. En psicología clínica hay tres formas diferentes de abordar las dificultades de la persona o síntomas:

  • Terapias humanistas: Modelos como el Análisis transaccional, la Gestalt, la terapia familiar, las constelaciones familiares, la bioenergética, la logoterapia, el eneagrama entro otras. Ponen el énfasis en la experiencia emocional de la persona.
  • Terapias psicodinámicas: Por ejemplo el psicoanálisis, que se centra en la parte inconsciente de la persona.
  • Terapias cognitivo-conductuales: Ponen el énfasis en los pensamientos de la persona.

Independientemente de la disciplina que se elija, la formación en cualquiera de ellas se realiza una vez acabada la carrera. En forma de post-grados universitarios o formaciones no encuadradas dentro de los ámbitos universitarios (ejemplo escuelas de psicoterapia).

Aunque cada una tiene sus matizaciones hay muchos puntos en común entre las tres, así  cuantas más disciplinas conoce el psicólogo,  más capacidad de entender la problemática de la persona se posee y más herramientas para acompañar a la persona a resolver las dificultades se tienen.

TERAPIA PERSONAL

¿Por qué es importante que un psicólogo haga psicoterapia? O ¿Qué un psicólogo vaya como paciente a ver a otro psicólogo? Por vario motivos:

  • Antes que psicólogos somos personas y como tales tenemos las mismas dificultades y distorsiones que cualquier persona. A la gente le sorprende esto. Me dicen: “Pero al ser psicólogo deberías tener las herramientas para resolver tus propios problemas”.

Mi eficacia como psicólogo se basa en tratar a la persona que acude a mi consulta con la mayor objetividad posible y uno difícilmente puede verse así mismo con objetividad. Podemos tener problemas de pareja, dificultades con las figuras de autoridad, adicciones, compulsiones, miedos, etc y necesitamos de la objetividad de otro psicólogo que no esté contaminado de mis distorsiones sobre el mundo y la gente.

  • Como psicólogo busco la mayor objetividad y eliminar al máximo cualquier prejuicio que pueda tener con la persona que acuda a mí consulta.

Tengo que ser consciente de mis dificultades y problemas, ya que si  acude algún paciente con la misma dificultad que yo tengo (Ej. Dificultades para relacionarme con los amigos), si  no la he resuelto poco voy a poder hacer por él. En el caso que se diera esto, es un gesto de honestidad y responsabilidad derivarlo a otro profesional.

  • Para saber cómo se siente una persona que acude a un psicólogo uno tiene que haberlo experimentado antes. Pues la teoría no es lo mismo que sentirlo en tu propio cuerpo: el miedo a ser juzgado o descalificado, el confiar plenamente en la otra persona. Esto ayuda a ponerse en el lugar del paciente

SUPERVISIONES

Los psicólogos tratamos a personas y no hay dos personas iguales. Aunque tengan síntomas similares (Ej. Baja autoestima, insomnio, taquicardias) lo que hay detrás de esos síntomas es diferente de una persona a otra.

Independientemente de la terapia personal,  hay casos que por diversas razones el psicólogo se puede quedar bloqueado. En esos caso el psicólogo acude a otro psicólogo, con más experiencia, que  orienta en relación a las dificultades que se están teniendo con el paciente y vías de superación de las mismas.

Relación entre paciente y psicólogo

Steve de Shazer, Berg y Miller   son tres conocidos psicólogos norteamericanos. Ellos plantean diferentes relaciones que se dan entre el paciente y el psicólogo que van a condicionar  la eficacia de la psicoterapia:

  • Comprador

Durante la sesión el psicólogo y el paciente identifican un problema en el que trabajar o profundizar. El paciente es consciente de la parte de responsabilidad que tiene en el problema así como en la solución. Suelen acudir por propia iniciativa.

  • Demandante

La persona identifica la dificultad que tiene pero no consigue identificar los pasos necesarios encaminados a la solución de la misma. Estas personas creen que la solución a su problema no depende de ellos, si no del cambio de otra persona. Esto se observa con frecuencia en los problemas de pareja o relación con los padres.

  • Visitante

La persona que acude a la consulta no identifica ningún problema, incluso  afirma que no necesita psicoterapia porque el problema es de otra persona. Esto se observa en problemas de adicciones, cuando la persona acude animado por la familia/pareja y generalmente afirmará que éstos “exageran y que no tiene ningún problema”

Frecuentemente los pacientes me preguntan por la duración de la terapia. Esto depende de diferentes variables, una de las más importantes es lo que acabo de comentar.

¿Qué caracteriza el trabajo del psicólogo?

Voy a enumerar lo que hace diferente a nuestra profesión de otras profesiones orientadas a la ayuda (sacerdotes, médicos, pedagogos o trabajadores sociales)

  • Flexibilidad de pensamiento

Yo como persona tengo mis creencias religiosas, políticas o éticas. Cuando ejerzo como psicólogo todas estas creencias desaparecen, me ciño a lo que dice la persona sin juzgar. A mi consulta puede acudir una persona con dificultades para tener pareja o por abusar de otras personas. Los trato de igual manera y trato de dejar de un lado los prejuicios y las ideas preconcebidas.

En este sentido  la terapia personal y la supervisión son esenciales, pues aprender a dejar a un lado las creencias o ideas preconcebidas requiere de un entrenamiento.  Si ante un paciente concreto nos resulte imposible dejar de lado nuestras creencias, es un gesto de responsabilidad ser lo suficientemente honesto como para no tratarlo y recomendarle a otro profesional.

  • Trabajar sin intención

La persona que acude a nuestra consulta tiene una dificultad o un problema que la bloquea. Después de conseguir que la persona se sienta lo suficientemente confiada en la consulta, el psicólogo pone énfasis en comprender la dificultad y la función que ésta tiene en su vida. Yo siempre digo que el trabajo de un psicólogo es el de un espejo que muestra aquellos aspectos de la persona que están manteniendo el problema, y que ésta no estaba teniendo en cuenta porque “el espejo estaba sucio”

El psicólogo acompaña al paciente a clarificar lo que quiere conseguir con la terapia, favoreciendo que tome consciencia de los obstáculos que se encuentra en el camino y que le impiden conseguir el objetivo; así como sugerencias de cómo superar dichos obstáculos. La decisión de lo que hacer con dichos obstáculos es exclusivamente responsabilidad del paciente, el terapeuta respeta la decisión que éste tome.

  • Objetividad

La persona que acude al psicólogo suele tener claro los síntomas (tristeza, ansiedad o rabia). Generalmente  el paciente desconoce lo que le provoca estos síntomas; en ocasiones tienen sus propias teorías sobre la causa de esos síntomas, pero los intentos que han llevado a cabo para intentar solucionarlos no han funcionado.

La labor del psicólogo consiste en mostrar con la máxima objetividad aquellos aspectos que el paciente no está teniendo en cuenta y que afectan a su problema. En ocasiones para conseguir esto, el psicólogo recurre a técnicas que generan frustración o confusión en el paciente.

  • Sinceridad

Para la eficacia de la psicoterapia es imprescindible la confianza, sinceridad y honestidad entre el psicólogo y el paciente. El psicólogo tiene el suficiente tacto para decirle al paciente sólo lo que éste esté preparado para escuchar. El paciente encuentra en la relación con el psicólogo un espacio lo suficientemente seguro para expresarle lo que siente, sin sentirse cuestionado o juzgado.

Espero aclararte algo sobre el proceso de la psicoterapia. Quizás quieras compartir tus experiencias con algún psicólogo o comentar algo sobre lo que he escrito. Si necesitas alguna aclaración no dejes de pedírmela.

Si te ha gustado mi post, déjame un comentario y compártelo con tus amigos en redes sociales. Si quieres recibir las próximas actualizaciones de mi blog, suscríbete a mi lista de correo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Designed & Assembled by Mental Republic