Las etapas por las que pasas hasta superar tu adicción

 

Cuando una persona tiene una adicción a alguna sustancia o a alguna conducta específica (sexo), el conseguir abandonar esta adicción depende de un proceso que consta de varias fases o etapas.  Cuanto más avanzadas es la etapa en la que se encuentra la persona más herramientas y estrategias tendrá para superar su problema.

Prochaska y Diclemente, dos investigadores americanos, diseñaron en 1982 un “modelo de cambio” en el que sistematizaban las fases por las que pasa una persona hasta conseguir un comportamiento más saludable.

Este es el modelo más utilizado en la rehabilitación de drogodependencias y en el que me baso para explicar estas fases.

 

  1. Me gusta consumir y no quiero dejarlo”

¿En qué consiste?

El ejemplo más frecuente de esta primera fase consiste en una persona que realiza una conducta compulsiva  donde no considera que ésta sea problemática. Las consecuencias de esta conducta afectan especialmente a los que conviven con esta persona, en forma de no cumplir con las responsabilidades o manipular para obtener lo que desea (generalmente dinero)

¿Cómo puedes ayudarlo?
  • Si fuera posible, comparte la posible adicción de la persona con sus familiares (padres, hermanos o tíos); con tu pareja si el afectado es vuestro hijo. Por mucho que creas que tienes la fuerza suficiente para ayudarlo, es una tarea que necesitas compartirla con personas que tienen alguna autoridad sobre ella o que te pueden servir como apoyos.
  • La eficacia de la terapia con una persona que considera que no tiene un problema es baja por no decir nula. Si tu intención es que se ponga en manos de un profesional enfócalo de la siguiente manera: Si la persona con una posible adicción es tu marido, plantéale que sientes que hay problemas de pareja entre vosotros y te gustaría acudir a un profesional para solucionarlos. Así tú asumes una parte de responsabilidad en la situación que ha llevado a la adicción. Es la única manera en la que la persona no se siente cuestionada o perseguida para hacer una terapia.
¿Duración?

Puede durar años, meses o semanas en función de:

  • La capacidad que tenga la persona para ocultar la adicción.
  • El grado de autonomía que tenga esta persona. Por ejemplo no es lo mismo ser un padre de familia que trabaja, que ser un hijo mantenido. A más autonomía menos eficacia tienen las “presiones externas”.
  • La capacidad de su entorno para darse cuenta del problema que hay.

 

 2 “Me gusta consumir pero me acarrea problemas»

La fase más delicada de todo el proceso. Cuando los profesionales especializados en drogodependencias decimos que un 80% de los que intentan dejar una adicción recaen, se encuentran en esta fase.

¿En qué consiste?

La persona con el problema reconoce la existencia de una adicción – es decir existen problemas a nivel económico, laboral, familiar o legal- pero los efectos placenteros que le proporciona la adicción tienen más peso que los que le proporciona la abstinencia.

Es posible que el impulso irrefrenable para consumir es tan fuerte, que te sume en un estado de impotencia ante sus futuras apariciones. De ahí que te sientas desesperanzado y veas el futuro sin ilusiones.

Si eres honesto contigo mismo los efectos de la conducta adictiva NUNCA son como tú esperas, como era al principio. Tienes idealizada la conducta aditiva.

¿Qué puedes hacer para superarlo?
  • Comparte tu problema con alguien de confianza. Este tipo de problemas se solucionan hablando sobre ellos. Los grupos de autoayuda (Alcóholicos anónimos, asociaciones, terapias grupales) son muy útiles en esta fase.
  • Coge un papel y un boli. Se honesto contigo mismo pues esto no se lo vas a enseñar a nadie. Escribe: 1) Cuales eran mis objetivos en la vida antes de tener la adicción. 2) Los beneficios que tiene la adicción para mí (que me proporciona que no me dan otras cosas). 3) Los beneficios de mantenerme abstinente.
  • Lo normal es que en este momento la motivación para abandonar la adicción este más relacionada con “estímulos externos” – los deseos de tu familia, el bienestar de tus hijos, estabilidad laboral, problemas económicos o imposiciones legales- que un deseo auténtico tuyo.
  • Si tu decisión es continuar con tu adicción, decisión tan lícita como tratar de abandonar tu adicción, se consecuente con ésta y trata de minimizar al máximo los daños que esto pueda acarrear en tu familia. Por ejemplo marchándote a otra ciudad o separándote de tu pareja-familia.
¿Duración?

Puede durar entre 6 meses o estar toda la vida en esta fase en función de:

  • Conseguir la motivación suficiente para que la abstinencia pese más que la adicción.
  • Renunciar al placer de la adicción.
  • Darte cuenta de las diferentes áreas de su vida que están bastante abandonadas. Como la poca implicación en la educación de los hijos, lo descuidadas que están las necesidades de la pareja, dedicar menos tiempo al trabajo y más al ocio (o viceversa)
  • La familia o la pareja tome conciencia de cómo su forma de relacionarse con la persona que tiene una adicción está favoreciendo que continue. Por ejemplo cuando un padre y una madre no son coherentes en la forma de actuar con la persona que tiene una adicción (el padre es estricto y la madre permisiva).

 

 3 “Quiero superar mi adicción”

¿En qué consiste?

En este punto asumes que tienes una adicción con lo que esto significa, existe recuperación pero no curación.

Sobre todo que la conducta adictiva es un aspecto más de tu carácter, una solución “ineficaz” para resolver dificultades de tu forma de ser. Como la punta de un iceberg.

¿Qué puedes hacer para superarlo?
  • Superar tu adicción es algo que depende únicamente de ti, donde la ayuda de un profesional te puede resultar muy útil. En este momento es importante que sepas a lo que te enfrentas y conozcas las peculiaridades de las adicciones:
    • Las situaciones de riesgo para consumir.
    • Estrategias para enfrentarte al “impulso irrefrenable para consumir”.
    • Maneras en las que te “haces trampas a ti mismo” para consumir.
    • Actitudes necesarias para obtener éxito en tu tratamiento.
    • Conocer las emociones más frecuentes que se despiertan una vez desintoxicado.
    • Carencias que llenas con la adicción. Esto está relacionado con “comportamientos socialmente bien vistos” (Ej. hacer cosas por los demás) y con los “comportamientos mal vistos socialmente” (Ej. actuar de manera agresiva) que guían tu vida.
  • Hacer una planificación de los hábitos que hay que cambiar en relación a áreas de tu vida como el trabajo, los estudios, el ocio y tiempo libre, la relación con la pareja y la familia
¿Duración?

Entre una semana y un mes. Como la motivación para abandonar la adicción nace de uno mismo, los efectos son más inmediatos y duraderos.

 

4. “Hago cosas para abandonar las drogas”

¿En qué consiste?

En esta fase se empiezan a llevar a cabo acciones específicas que se han planificado en la fase anterior, haciendo hincapié en:

  • Las dificultades que te van surgiendo mientras pones en práctica tu nuevo plan,
  • En este momento la terapia se centra más en tu forma de ser, pasando a un segundo plano los aspectos relacionados con la adicción. Por mi experiencia el autoconocimiento, te lleva a la aceptación de tu forma de ser, y esa es la llave para superar la adicción. Por ejemplo tomando conciencia de la “dependencia emocional” que tienes con tu pareja o tu familia.
¿Duración?

De uno a tres meses.

 

 5.    “Llevo más de 6 meses sin consumir nada”

¿En qué consiste?

Consolidar y afianzar lo que ya se está haciendo. En este momento ten mucho cuidado con la idea de que “ya estoy curado”.

Recuerda que es un problema para toda la vida donde hay recuperación pero no curación.

No abandones el tratamiento que estás realizando hasta que lleves un mínimo de un año.

¿Duración?

Entre seis meses abstinente y años

 

 6.    Recaídas”

No es lo mismo tener recaídas (volver a realizar la conducta adictiva) en la fase “Me gusta consumir pero me acarrea problemas” que en este momento del proceso. En este momento tienes más experiencia y recursos que en otros momentos del proceso.

 

Recuerda que nos hacemos más sabios cuando más nos caemos. Si después de un tiempo abstinente vuelves a recaer, probablemente te gustaría quedarte un tiempo en la fase 2 (¡Recuerda que es la más complicada!). Es normal, después de una recaída se repite todo el proceso pero tu experiencia acumulada hace mucho.

Si te ha gustado mi post, déjame un comentario y compártelo con tus amigos en redes sociales. Si quieres recibir las próximas actualizaciones de mi blog, suscríbete en mi lista de correos.

 

About the author

Oscar Guinea (http://oscarguinea.com/) - Psicólogo especializado en adicciones, experto en terapia familiar y Constelaciones familiares. Desarrollo mi trabajo en mi consulta en Alicante conjunto con las tareas fascinantes de ser padre y blogger.

Similar Posts

Leave a reply

Acepto la Política de Privacidad *

required*

Condición legal formulario