13 cosas para NO decir a alguien con problemas mentales

 

Frecuentemente acuden a mi consulta personas cuyos síntomas les resultan muy limitantes: dificultades para poder trabajar, incapacidad para disfrutar, problemas para relacionarse con otras personas o miedos paralizantes. Problemas mentales como la esquizofrenia, depresiones, los trastornos bipolares, los trastornos obsesivo-compulsivos, por citar algunos, sumen a las personas que lo padecen en un estado de desesperación y frustración continuas.

No es fácil para los familiares, amigos y conocidos tratar con estas personas. Sufren las consecuencias de estos trastornos, quieren ayudarlos pero sus intentos sirven de poco. En mi trabajo como psicólogo es muy importante escuchar y asesorar a los familiares, pues desde el amor y el cariño en ocasiones lo que hacen dificulta más que ayuda en la recuperación de una persona con un problema mental.

Cada persona con problemas mentales es diferente y necesita un asesoramiento diferente en relación a cómo ayudarlo. En este artículo describo lo que NUNCA tienes que decir a alguien con problemas mentales porque, a pesar de tener una buena intención, va a empeorar su estado de ánimo.

 

  1. “Mantente ocupado y encuentra distracciones”

En casos de trastornos mentales severos  las distracciones no funcionan, ni siquiera a corto plazo. Los síntomas de los trastornos mentales no desaparecen cuando se les ignora.

 

  1. “No quieres ponerte bien”

Este mensaje produce mucha culpa a la persona con un trastorno mental porque se le está diciendo que no tiene intención de mejorar, o que es demasiado vaga o desinteresada en hacer lo necesario para mejorar.

 

  1. “Cambia tu actitud”

Enfrentarse a los problemas con optimismo siempre es beneficioso, pero no hace que desaparezcan los síntomas. Además cambiar una actitud es sumamente complicado, incluso si eres una persona en plenas facultades, ¡Imagínate como será para una persona agotada por su problema¡

 

  1. “Deja de centrarte en lo negativo, olvida el pasado y empieza de nuevo”

Decirle esto a una persona con problemas mentales es como pedirle a un cojo que se ponga a correr. No pueden dejar de hacerlo y que se le eche en cara esto implica para ellos un signo más de sus muchos fallos, otra razón para sentirse peor.

 

  1. “Tienes todo lo que necesitas para mejorar”

El día a día para una persona con trastornos mentales supone un esfuerzo continuo. Escuchar este comentario implica una acusación por no esforzarse lo suficiente. A la vez que esto es inexacto pues este tipo de persona necesitan apoyos si o si (medicación, psicoterapia, adecuación de las rutinas a sus necesidades, incentivos, etc)

 

  1. “Puedes superarlo. Todas las personas lo hemos experimentado alguna vez”

Todos hemos experimentado alguna vez tristeza, ansiedad  o sentimientos de irrealidad (deja vu, o ver cosas que no existen). Pero no se puede confundir con la desesperanza  y el agotamiento que caracteriza la depresión profunda, lo limitante que pueden llegar a ser los ataques de pánico o el horror de padecer un cuadro psicótico

 

  1. “Reza”

Como psicólogo no tengo creencias religiosas pero entiendo que la 0ración es muy beneficiosa para algunas personas, pues sentirte apoyado por una fuerza poderosa puede ser muy útil. Pero en esta recomendación hay una minimización del problema al no tener en cuenta elementos biológicos o psicológicos determinantes en los trastornos mentales, lo que puede producir en la persona que los padece la falsa convicción que no mejora por no tener suficiente fe.

 

  1. “¿Porque no trabajas?”

El trabajo y las responsabilidades es un elemento esencial para que la persona se sienta útil y necesaria para la sociedad. La persona que tiene un trastorno mental no trabaja, o si lo hace puede que no rinda como otras personas, porque todos sus esfuerzos están centrados en no dejarse llevar por sus síntomas.

Por eso escuchar esto puede ser muy doloroso para la persona con un trastorno mental porque se obvia las limitaciones de su problema y hace que se sientan inferiores a los demás.

 

  1. “A ti te pasa lo mismo que a alguien que conozco”

Los trastornos mentales están muy asociados con comportamiento extravagantes, la agresividad descontrolada o los suicidios. Decir cosas como “yo conocía alguien con un problema y que acabo sólo o muerto” puede aumentar el sentimiento de desesperación ya de por si propio del trastorno mental, a la vez que muestra una falta de empatía y sensibilidad por parte de quien hace este tipo de comentarios.

Además se juzga a la persona por una etiqueta o diagnóstico psiquiátrico  sin tener en cuenta que es mucho más que eso.

 

       10.Dar consejos

Dar consejos cuando uno no los pide es una manera de colocarse en una posición de superioridad con el otro: “Yo sé lo que tienes que hacer para mejorar” Esto lejos de ayudar a la persona con problemas mentales acrecienta su sentimiento de inferioridad.

Para que un consejo sea útil el que lo dice tiene que saber mucho sobre lo que está aconsejando y el que lo recibe tener disposición para escucharlo. Mucho más útil para la persona con trastornos mentales es sentirse apoyado y comprendido, dejando los consejos para los expertos.

Cualquier comentario que vaya más allá de “Espero que mejores” o “Aquí me tienes para hablar cuando lo necesites” puede ser vivido como una intrusión.

 

       11. Silencio

No decir nada ante una persona que habla sobre sus problemas siempre se interpreta como algo negativo. “No le importo nada a esa persona”, “Seguro que piensa que estoy loco/a” pueden ser algunos de los pensamientos que se activan en la persona con un trastorno mental.

Es más efectivo decir “No sé qué decirte pero veo que lo estás pasando muy mal”, mirarle a los ojos con amor, Tocarle, O abrazarle; que no hacer ni decir nada

 

       12. “¿Estás bien?, ¿Cómo estás?”

No es lo mismo que estás preguntas se hagan puntualmente que se conviertan en una pregunta rutinaria. Cuando estas preguntas se utilizan con frecuencia  suele producir las siguientes reacciones en la persona con problemas mentales:

  • Culpa: “Están preocupados por mí y si les digo lo que me pasa realmente se van a preocupar más todavía”
  • Frustración: “Debería sentirme bien y no me siento así”
  • Intensificar síntomas: Si, como he señalado anteriormente, es difícil dejar de pensar en los síntomas de los trastornos mentales estas preguntas sirven como un recordatorio adicional de éstos
  • Sentimientos de inferioridad: “ Yo estoy mal, y el otro está mejor que yo”

 

        13. “ ¡O te pones bien o te quedarás sólo¡”

Convivir con una persona con problemas mentales puede ser agotador . Siento un profundo respeto por estas personas. Es muy importante que ellas el autocuidado pues las consecuencias de ser el máximo apoyo de una persona con problemas mentales pueden ser devastadoras

Las amenazas es una de las consecuencias de esto. Absolutamente comprensibles y absolutamente ineficaces

 

Si te ha gustado mi post, déjame un comentario y compártelo con tus amigos en redes sociales. Si quieres recibir las próximas actualizaciones de mi blog, suscríbete en mi lista de correos.

Muchas de las ideas para escribir este post fueron extraídas de un post en inglés de   MARGARITA TARTAKOVSKY . Mi agradecimiento hacia ella.

Imagen cortesía de www. shutterstock.com

About the author

Oscar Guinea (http://oscarguinea.com/) - Psicólogo especializado en adicciones, experto en terapia familiar y Constelaciones familiares. Desarrollo mi trabajo en mi consulta en Alicante conjunto con las tareas fascinantes de ser padre y blogger.

Similar Posts

Leave a reply

required*